infonews.ahguapas.mujeres.

AhGuapas

Poner límites a nuestros hijos es cuidarlos bien

La licenciada en psicología Marcela Martínez nos da unos consejos para saber poner límites a nuestros hijos. "El límite es el primer acto de amor que los padres ofrecen en la vida, es el primer organizador en la vida de un hijo", asegura Martínez.

"El hecho de poner límites a los hijos no tiene que ver con autoritarismo, sino con autoridad".

Una de las grandes dudas de los padres en la educación y socialización de sus hijos es referente a los límites que deben imponerles en sus actitudes y comportamientos. La falta de límites en los niños y jóvenes de nuestra sociedad, es una realidad y una amenaza que crece. Unos padres que nunca han puesto límites, o que no lo hicieron a tiempo, o que los pusieron mal, generan un hijo que seguramente tendrá grandes trabas para interaccionar con la realidad. 

Muchos investigadores aseguran que la experiencia familiar de los actuales progenitores ha influido de forma notable en como educan a sus hijos. Tiempo atrás la disciplina era exigente y restrictiva y como contracara de eso hoy notamos que muchos padres pasan de ser padres a ser pares de sus hijos, con los cual vemos un estilo de crianza en donde todo está permitido, quizá por temor a reproducir lo que ellos en su momento han vivenciado como hijos.

Es importante que los padres comprendan que el hecho de poner límites a los hijos no tiene que ver con autoritarismo, sino con autoridad y que el abandono de tácticas excesivamente autoritarias no debe desembocar en una permisividad contraproducente para padres e hijos. Los adultos tienen como misión en ese emprendimiento de "ser padres" favorecer el desarrollo emocional de los hijos, ayudarlos en su crecimiento personal y como ser social, y ese rol debe cumplirse desde la posición de "autoridad", ya que este término que deriva del verbo latino "augere" significa "ayudar a crecer".

El límite es el primer acto de amor que los padres ofrecen en la vida, es el primer organizador en la vida de un hijo. Dar y poner límites, es enseñarle a nuestro hijo a, que aprenda a esperar y a saber que todo no es aquí y ahora. Que hay cosas que puede y hay otras que no puede hacer o tener.


"El límite es el primer acto de amor que los padres ofrecen en la vida, es el primer organizador en la vida de un hijo".

Pero entonces, ¿por qué nos cuesta tanto poner límites a nuestros hijos? Muchas veces porque no nos sentimos suficientemente fuertes para enfrentarnos a nuestros hijos. O porque a menudo somos complacientes con nuestros hijos e hijas para compensar el poco tiempo que les podemos dedicar. Nuestra autoestima también juega un rol importante, ya que cuando esta no pasa por su mejor momento, queremos ser aceptados por nuestros hijos a cualquier precio.

Los efectos de no poner límites moldean a un niño que nunca tiene suficiente, que exige cada vez más y que tolera cada vez peor las negativas, creciendo así con una escasa o nula tolerancia a la frustración.

Son muchas las frases que escuchamos a diario en las consultas cuando los papás y mamás sienten que algo tiene que cambiar:
- "¡Ya no se más que hacer con él!"
- "¡Me siento agotada, hace lo que quiere y cuando quiere!"
- "Ni las penitencias ni las promesas de regalos evitan el escándalo.”

¿Cómo actuar frente a los berrinches y rabietas de mi hijo? ¿Cuál es el límite justo, cómo hacer para que algo cambie y estemos todos más tranquilos?

Primero, debemos entender que es absolutamente normal que nuestros hijos demanden, pidan y tengan deseo de todo y en todo momento. Pero esto es imposible de ser satisfecho, y tampoco es sano para él. Marcando pautas claras desde el nacimiento, mostrándole lo que puede y no puede hacer, vamos construyendo el antídoto para el berrinche: poniendo límites y los "NO" bien claros.

Es importante saber que primero el límite los enoja pero luego los tranquiliza. Anticiparles cuando algo va a terminar o cuando no queremos que haga determinada cosa suele ser una manera eficaz de evitar los desbordes. Nuestra conducta y actitudes como padres serán el modelo y la forma en la cual comprenderán que esperamos de ellos. Y desearán responder a esa expectativa por el amor que nos tienen. Aprenderán así, poco a poco a socializarse, a crecer como personas autónomas, libres, con normas y reglas incorporadas para poder compartir y convivir en la sociedad que les toca vivir.


Tips básicos para aplicar límites a los niños

Cuando necesitamos decir a nuestros hijos que deben hacer algo y "ahora" (recoger los juguetes, irse a la cama, etc.), debemos tener en cuenta algunos consejos básicos:

1. Objetividad. Es frecuente escuchar en nosotros mismos y en otros padres expresiones como "portate bien", "sé bueno", o "no hagas eso". Estas expresiones significan diferentes cosas para diferentes personas. Nuestros hijos nos entenderán mejor si marcamos nuestras normas de una forma más concreta. Un límite bien especificado con frases cortas y órdenes precisas suele ser claro para un niño.

2. Opciones. En muchos casos, podemos dar a nuestros hijos una oportunidad limitada para decidir como cumplir sus "órdenes". La libertad de oportunidad hace que un niño sienta una sensación de poder y control, reduciendo las resistencias. Por ejemplo: "Es la hora de vestirse, ¿querés elegir tu ropa o lo hago yo?. Esta es una forma más fácil y rápida de dar dos opciones a un niño para que haga exactamente lo que queremos.

3. Firmeza. En cuestiones realmente importantes, cuando existe una resistencia a la obediencia, nosotros necesitamos aplicar el límite con firmeza. Los límites firmes se aplican mejor con un tono de voz seguro, sin gritos, y un gesto serio en el rostro. Los límites más suaves suponen que el niño tiene la opción de obedecer o no.

4. Acentuá lo positivo. Los niños son más receptivos al "hacer" lo que se les ordena cuando reciben refuerzos positivos. En general, es mejor decir a un niño lo que debe hacer ("hablá bajo") antes de lo que no debe hacer ("no grites").

5. Guardá distancias. Cuando decimos "quiero que te vayas a la cama ahora mismo", estamos creando una lucha de poder personal con nuestros hijos. Una buena estrategia es hacer constar la regla de una forma impersonal. Por ejemplo: "Son las 8, hora de acostarse" y le enseñas el reloj. En este caso, algunos conflictos y sentimientos estarán entre el niño y el reloj.

6. Explicá el porqué. Cuando un niño entiende el motivo de una regla como una forma de prevenir situaciones peligrosas para sí mismo y para otros, se sentirá más animado a obedecerla. De este modo, lo mejor cuando se aplica un límite, es explicar al niño por qué tiene que obedecer. Entendiendo la razón, los niños pueden desarrollar valores internos de conducta o comportamiento y crear su propia conciencia. Antes de dar una larga explicación que puede distraer a los niños, manifestá la razón en pocas palabras.

7. Sugerí una alternativa. Siempre que apliques un límite al comportamiento de un niño, intentá indicar una alternativa aceptable. Sonará menos negativo y tu hijo se sentirá compensado. De este modo, podes decir: "no te puedo dar un caramelo antes de la cena, pero te puedo dar un helado de chocolate después". Al ofrecerle alternativas, le estás enseñando que sus sentimientos y deseos son aceptables. Este es un camino de expresión más correcto.

8. Firmeza en el cumplimiento. Una regla puntual es esencial para una efectiva puesta en práctica del límite. Rutinas y reglas importantes en la familia deberían ser efectivas día tras día, aunque estés cansado o tengas un mal día. Si das a tu hijo la oportunidad de dar vueltas a sus reglas, ellos seguramente intentarán resistir.

9. Desaprueba la conducta, no al niño. Dejá claro a tus hijos que tu desaprobación está relacionada con su comportamiento y no va directamente hacia ellos. Los límites se deben orientar al comportamiento del niño, no a la expresión de sus sentimientos. Se le puede exigir que no haga algo, pero no se le puede pedir, por ejemplo, que no sienta rabia o que no llore. Los márgenes deben fijarse sin humillar al niño para que no se sienta herido en su autoestima. Por eso, no se debe descalificar ("eres un tonto", "sos malo"), sino marcar el problema ("eso que hacés o eso que decís está mal").

10. Controlá las emociones. No se puede enseñar con eficacia si somos extremamente emocionales. Delante de un mal comportamiento, lo mejor es contar un minuto con calma, y después preguntar con tranquilidad, "¿que pasó acá?". Todos los niños necesitan que sus padres establezcan las guías de consulta para el comportamiento aceptable. Cuanto más expertos nos hacemos en fijar los límites, mayor es la cooperación que recibiremos de nuestros niños y menor la necesidad de aplicar consecuencias desagradables para que se cumplan los límites. El resultado es una atmósfera casera más agradable para los padres y los hijos.

Comentarios

InfoNews no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. InfoNews.com se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la Republica Argentina.

EN FACEBOOK

  • Mas Leidas